Se encuentra usted aquí

Comunicado Oficial Facturación Electrónica - El camino hacia la masificación de la FE en Colombia

Comisión de: 
Documentación y facturación electrónica

La Factura Electrónica existe en Colombia hace más de 10 años; en 2015 con la emisión del decreto 2242 inició el proceso de obligatoriedad para la mayoría de las empresas colombianas. A partir de ese momento empezaron a llegar al país varias empresas con el interés de participar en dicho mercado, éstas, acompañando a las colombianas que ya ofrecían el servicio o que habían iniciado proyectos para desarrollar las plataformas requeridas para prestarlo. Poco a poco las empresas fueron aprobadas por la DIAN como Proveedores Tecnológicos hasta llegar a los 63 proveedores que hoy existen en el país.

En paralelo, inició una activa participación de los PT, trabajando en equipo con la DIAN y prestando asesoría basada en sus experiencias en otros países, particularmente México, países europeos e incluso el modelo asiático. Esta experiencia aportó mejores prácticas, recomendaciones técnicas y tecnológicas y el diseño y realización de las pruebas; todo con el fin de masificar la factura electrónica en Colombia como en un modelo de libre mercado.

Se estima que, a la fecha, los PT han invertido más de US $100 millones en pruebas y desarrollo de plataformas, sin incluir los costos asociados a mercadeo y ventas. Finalmente, y acorde con la entrada en vigencia de la obligatoriedad, los PT acompañaron de manera decidida al gobierno con los aspectos técnicos y de comunicación a los empresarios para facilitar la evangelización, socialización e implementación entre los grandes contribuyentes, resaltando siempre que los beneficios no son únicamente fiscales, sino que es un paso real hacia la transformación digital de Colombia.

Se puede afirmar que la implementación y operación de los Grandes Contribuyentes, es un gran éxito para la DIAN, éxito que se constituyó como una tarea compleja liderada por los PT, quienes informaron, asesoraron, acompañaron e implementaron la FE en casi 4.000 grandes contribuyentes de alta complejidad. Hoy en día, los grandes contribuyentes emiten promedio 7.100.000 facturas al mes por un valor cercano a los 2.8 billones de pesos.

Sin embargo, es preciso hacer un llamado de atención frente a las condiciones del modelo original y a las que se pretenden establecer con el nuevo modelo de validación previa derivado del modelo chileno, que sin duda tiene muchos beneficios, pero grandes riesgos. En el modelo de validación previa es la DIAN quien realiza la validación de las facturas, es decir, todas las facturas deben ser transmitidas a la DIAN quien realiza la validación y re transmite la factura para que posteriormente sea entregada al adquirente del bien o servicio; solo al realizar este paso, la factura se entiende como expedida. El modelo que opera hoy en día, sobre el cual se ha trabajado los últimos tres años, está diseñado con el PT como validador de la factura. Dicho modelo ha mostrado ser exitoso en el México, el país líder en facturación electrónica en el mundo.

Sin embargo, la DIAN avanza hacia el modelo de validador único, del cual se derivan varios riesgos. El riesgo fundamental es el de tener un único ente validador. Sin la validación, las facturas no pueden ser emitidas, en consecuencia, cualquier congestión o caída en la plataforma significa en la práctica un riesgo que la DIAN está dispuesto a asumir

En consecuencia, tenemos hoy un ecosistema con los Grandes Contribuyentes facturando electrónicamente y preparando su migración a validación previa para diciembre de 2019 y los demás esperando a poder facturar electrónicamente en mayo, cuando se habilite el nuevo modelo o esperando a que por cronograma sean obligados.

Finalmente, una de las obligaciones que deben cumplir los PT es ser interoperables de tal forma que se facilite la comunicación entre PT´s y contribuyentes, para ello la Cámara Colombiana de Comercio Electrónico como gremio ha colaborado con la elaboración del documento de Interoperabilidad abierto y alineado a la normatividad vigente, el cual es una propuesta que se ha construido con base a su experiencia y conocimiento. Actualmente, el modelo está siendo revisado por la DIAN para contar con su aval.