Se encuentra usted aquí

Comunicado Oficial Facturación Electrónica - Incertidumbre en el proceso de masificación dela FE en Colombia

Comisión de: 
Documentación y facturación electrónica

La Cámara Colombiana de Comercio Electrónico, gremio que agrupa a 41 de las 63 empresas habilitadas por la DIAN como Proveedores Tecnológicos de Factura Electrónica (PT) manifiesta una profunda preocupación frente a la incertidumbre que acompaña el buen desarrollo de la masificación de la Factura Electrónica (FE) en el país.

La FE existe en Colombia hace más de 10 años, en 2015 con la emisión del decreto 2242 de 2015 inició el proceso de obligatoriedad para la mayoría de las empresas colombianas. A partir de ese momento empezaron a llegar al país varias empresas con el interés de participar en dicho mercado, éstas, acompañando a las colombianas que ya ofrecían el servicio o habían iniciado proyectos para desarrollar las plataformas requeridas para prestar el servicio. Poco a poco fueron aprobados por la DIAN como Proveedores Tecnológicos hasta llegar a los 63 proveedores que hoy existen en el país.

En paralelo, inició una activa participación de los PT, trabajando en equipo con la DIAN y prestando asesoría basada en sus experiencias en otros países, particularmente México, países europeos e incluso el modelo asiático. Esta experiencia aportó mejores prácticas, recomendaciones técnicas y tecnológicas y el diseño y realización de las pruebas; todo con el fin de masificar la factura electrónica en Colombia como en un modelo de libre mercado.

Se estima que, a la fecha, los PT han invertido más de US $100 millones en pruebas y desarrollo de plataformas, sin incluir los costos asociados a mercadeo y ventas. Finalmente, y acorde con la entrada en vigencia de la obligatoriedad, los PT acompañaron de manera decidida al gobierno con los aspectos técnicos y de comunicación a los empresarios para facilitar la evangelización, socialización e implementación entre los grandes contribuyentes, resaltando siempre que los beneficios no son únicamente fiscales, sino que es un paso real hacia la transformación digital de Colombia.

Se puede afirmar que la implementación y operación de los Grandes Contribuyentes, es un gran éxito para la DIAN, éxito que se constituyó como una tarea compleja liderada por los PT, quienes informaron, asesoraron, acompañaron e implementaron la FE en casi 4.000 grandes contribuyentes de alta complejidad. Hoy en día, los grandes contribuyentes emiten promedio 7.100.000 facturas al mes por un valor cercano a los 2.8 billones de pesos. Información que la DIAN tiene en tiempo real.

Sin embargo, es preciso hacer un llamado de atención frente a las condiciones del modelo original y a las que se pretenden establecer con el nuevo modelo de validación previa derivado del modelo chileno, que sin duda tiene muchos beneficios, pero grandes riesgos. En el modelo de validación previa es la DIAN quien realiza la validación de las facturas, es decir, todas las facturas deben ser transmitidas por los contribuyentes directamente a la DIAN quien realiza la validación y re transmite la factura para que posteriormente sea entregada al adquirente del bien o servicio; solo al realizar este paso, la factura se entiende como expedida. El modelo que se había planteado, que opera hoy en día, sobre el cual se ha trabajado los últimos tres años, está diseñado con el PT como validador de la factura. Dicho modelo ha mostrado ser exitoso en el México, el país líder en facturación electrónica en el mundo.

Sin embargo, la DIAN avanza hacia el modelo de validador único, del cual se derivan varios riesgos. El riesgo fundamental es el de tener un único ente validador. Sin la validación, las facturas no pueden ser emitidas, en consecuencia, cualquier congestión o caída en la plataforma significa en la práctica, que camiones con mercancía no pueden ser despachados, productos que se pudren, en pocas palabras tiene el potencial de ser un micro paro transportador cada vez que la plataforma se congestione. Esto puede costarles a los contribuyentes miles de millones de pesos. Esta situación toma tinte más grave cuando se tiene en cuenta que la plataforma de la DIAN ha presentado errores de verificación, intermitencia y caídas desde la entrada en vigencia de la FE para Grandes Contribuyentes. Con el modelo de validación democrática, el riesgo de caídas se distribuye a todos los PT, no afectando el aparato productivo y comercial del país. Adicionalmente, la práctica de facturación electrónica con los grandes contribuyentes ha demostrado también la importancia del soporte 7x24, ya que gran parte del comercio opera en horas no hábiles y los camiones con mercancía perecedera son despachados en la madrugada y deben salir con la factura emitida.

Adicionalmente y en una economía de libre mercado como la colombiana, es preocupante el cambio de modelo a estas alturas del partido, ya que afecta sustancialmente la estabilidad del negocio de los PT y desbalancea el modelo económico con el cual se realizaron las inversiones esperando tener retornos sobre las mismas y flujos de caja que ayuden a amortizarla. Con estos cambios sucediendo, cuando todavía no ha sido posible amortizar las inversiones, se lesiona gravemente las finanzas de los PT y se afecta la confianza de los inversionistas hacia adelante, lo cual pone en riesgo la viabilidad del sistema; sobre todo cuando el pasado 4 de enero la DIAN emitió la circular 002 que impide que al menos 1.800 empresas que decidieron voluntariamente implementar la FE puedan hacerlo hasta que entre en vigencia el nuevo modelo.

La adopción sistemática que se venía dando se ha suspendido, los voluntarios que ya habían iniciado sus implementaciones han quedado detenidos sin tener en cuenta por parte de la DIAN los esfuerzos ya realizados por estas empresas y los esfuerzos que los PT han realizado para lograr las integraciones tecnológicas para la emisión de facturas electrónicas como voluntarios, impacto económico que lesiona los resultados de los PT y la confianza de sus inversionistas.

En consecuencia, tenemos hoy un ecosistema con los Grandes Contribuyentes facturando electrónicamente y demás empresas en papel, exigiendo la impresión de la factura electrónica. En cuanto al nuevo modelo de validación previa, no existe certeza acerca de su puesta en marcha y los correspondientes periodos de transición y estabilización que el sistema exige; tampoco se ha hecho una socialización del cronograma de implementación de la factura electrónica por sectores lo que requiere una preparación previa por parte de las empresas y de los PT ni de los niveles de servicio a cumplir por cada actor del ecosistema de la FE.

Finalmente, una de las obligaciones que deben cumplir los PT es ser interoperables de tal forma que se facilite la comunicación entre PT´s y contribuyentes. Se hace necesario que la DIAN o la entidad competente se pronuncie para la estandarización de Interoperabilidad, para ello la Cámara Colombiana de Comercio Electrónico como gremio ha colaborado con la elaboración del documento de Interoperabilidad el cual es una propuesta que se ha construido con base a su experiencia y conocimiento. Ahora, sería de mayor valor que a quien le corresponda lo revise y certifique para lograr implementar unos estándares abiertos y alineados a la normatividad vigente en pro de la masificación.