¿Cuál es la opinión de la CCCE frente a la regulación de plataformas colaborativas?

Enero 17, 2020

La Cámara Colombiana de Comercio Electrónico, junto a las diferentes empresas del sector de economía digital, siempre han buscado una reglamentación que promueva la innovación en el país y que cree un marco jurídico sólido que entable un ambiente favorable a la inversión del sector privado. Por esta razón, el gremio y las empresas hemos trabajado con distintos actores para proponer normas con estándares internacionales buscando promover el bienestar de todos los agentes que intervienen en el desarrollo de estos nuevos modelos de negocio.

La discusión sobre la situación actual de las plataformas de economía colaborativa en Colombia debe enmarcarse en el contexto más amplio de la economía digital. En la última década, la tecnología ha transformado de forma radical las economías de todo el mundo. A principios de este siglo era impensable el alcance y ubicuidad de los celulares en la vida moderna, pero a medida que se han desarrollado nuevas herramientas, las relaciones económicas tradicionales han cambiado y esto se ha traducido en grandes ventajas para las economías que lo han implementado.

En la región, Colombia es el primer país en cerrarle las puertas a esta innovación y optar por un camino que nos aleja de los mercados líderes a nivel mundial lo que deviene en inhibir las iniciativas que están liderando la inversión y la generación de empleo a nivel mundial. Tengamos por ejemplo en cuenta que, según el reporte de economía digital de las Naciones Unidas, la capitalización bursátil de las plataformas digitales era de siete trillones de dólares para 2017.

En nuestro país varios emprendimientos han logrado atraer inversiones de importantes fondos de inversión extranjeros, siendo cuna, junto con Brasil, de los pocos unicornios con los que cuenta la región. Actualmente, más de 200.000 personas están devengando ingresos al prestar sus servicios a través de las plataformas de la economía digital, ya sea como suplemento a otro empleo o como fuente principal de ingresos. Los consumidores también han visto la ampliación de la gama de opciones para elegir libremente cómo suplir sus necesidades y tener a su disposición diferentes herramientas que les permiten optimizar sus decisiones cotidianas de consumo.

La Cámara Colombiana de Comercio Electrónico refrenda su invitación al Gobierno Nacional a que se creen los espacios para avanzar en las discusiones de estas reglamentaciones que ya se encuentran en el Congreso de la República y pone a disposición de todos sus conocimientos y capacidades con el fin único de crear un marco jurídico sólido, en donde se promueva la competencia y se garantice la protección de los trabajadores.